Los riñones hacen mucho más que eliminar desechos y líquido innecesario, también producen hormonas y equilibran las sustancias químicas del cuerpo.

Usted tiene dos riñones, cada uno del tamaño de su puño, cuya función principal es filtrar los desechos y el exceso de agua de la sangre para producir orina. También mantienen el equilibrio químico del cuerpo, ayudan a controlar la presión arterial y a producir hormonas.

La enfermedad renal crónica (ERC), significa que sus riñones están afectados y no pueden filtrar la sangre como deberían. Este daño puede ocasionar que los desechos se acumulen en su cuerpo y causen otros problemas que podrían perjudicar su salud. La diabetes y la hipertensión arterial son las causas más comunes de ERC.

La ERC es la pérdida lenta de la función de los riñones con el tiempo y como ya decíamos el principal trabajo de estos órganos es eliminar los desechos y el exceso de agua del cuerpo. La enfermedad renal crónica lleva a una acumulación de líquido y productos de desecho en el cuerpo. Este padecimiento afecta a la mayoría de las funciones y de los sistemas corporales, como:

  • Hipertensión arterial
  • Hemogramas bajos
  • La vitamina D y la salud de los huesos

 

Cuando los riñones dejan de funcionar, puede tener problemas de anemia y afecciones que afectan los huesos, los nervios y la piel. Algunas de las afecciones más comunes causadas por la insuficiencia renal son cansancio extremo, problemas de los huesos, problemas en las articulaciones, comezón y el “síndrome de las piernas inquietas”.

 

 
Afecciones relacionadas con la ERC:

  • Anemia
  • Sangrado del estómago o los intestinos
  • Dolor óseo, articular o muscular
  • Cambios en el azúcar de la sangre
  • Daño a los nervios de las piernas y los brazos (neuropatía periférica)
  • Demencia
  • Acumulación de líquido alrededor de los pulmones (derrame pleural)
  • Complicaciones cardiovasculares
    • insuficiencia cardíaca congestiva
    • arteriopatía coronaria
    • hipertensión arterial
    • pericarditis
    • accidente cerebrovascular
  • Niveles altos de fósforo
  • Niveles altos de potasio
  • Hiperparatiroidismo
  • Aumento del riesgo de infecciones
  • Daño o insuficiencia hepática
  • Desnutrición
  • Aborto espontáneo y esterilidad
  • Convulsiones
  • Hinchazón (edema)
  • Debilitamiento de los huesos y aumento del riesgo de fracturas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.