Una opción de tratamiento para la insuficiencia renal es la hemodiálisis. La hemodiálisis elimina los desechos y el exceso de líquidos en la sangre. Su vía vital en la hemodiálisis es un acceso vascular: una manera de llegar a la sangre. Existen tres tipos de acceso: fístula, injerto y catéter. A largo plazo, un catéter no es una buena opción de acceso para diálisis, si existe alguna manera de evitarlo. La mayoría de las fístulas, o incluso injertos, causan menos problemas y duran más. Vale la pena el sacrificio de las agujas para tener una buena calidad de vida.

 

Un catéter venoso central es un tubo de plástico que se coloca en una gran vena central en el cuello, en el tórax o en la ingle. La mayor parte de los catéteres son tunelizados; van por debajo de la piel del pecho y se introducen en una vena del cuello.

 

La parte que se utiliza para la hemodiálisis sobresale de la piel del pecho. Está compuesto por dos tubos en forma de “Y” con una tapa en cada extremo. El catéter se puede fijar con un par de puntos, si es que se va a utilizar por un período corto. En la mayoría de los casos, alrededor del tubo que va debajo de la piel, el catéter posee un manguito.

 

El tejido crecerá alrededor del manguito y lo mantendrá en el lugar. Una vez que el catéter esté dentro, solamente el médico podrá quitarlo. La mayoría de los catéteres son temporales, para semanas o meses, hasta que esté listo un injerto* o una fístula†. Algunas personas que se realizan hemodiálisis no tienen otras opciones y deben utilizar un catéter todo el tiempo. La vena utilizada para un catéter puede afectar sus futuras opciones de acceso. En algunos sitios, los catéteres pueden dañar otras venas; por lo tanto, no pueden ser utilizados para hemodiálisis.

 

Catéter Mahurkar

Colocación de catéteres temporales del tipo Mahurkar, son catéteres no tunelizados que se utilizan para hemodiálisis de urgencia y que pueden utilizarse hasta por 3 meses.

 

 

Catéter Perm Cath

Son catéteres tunelizados como el catéter tipo Perm cath.

 

 

Fistula Arteriovenosa

Los accesos vasculares definitivos se dividen en 2, fístulas arteriovenosas e injertos.

 

Las fístulas arteriovenosas son la unión directa de una vena con una arteria y los injertos son la unión mediante un puente (injerto) de una vena con una arteria. Este tipo de accesos tiene una vida útil promedio de 8 años.

 

 

En el hospital de nefrología instalamos catéteres temporales tunelizados y no tunelizados guiados por ecografia doppler y realizamos la construcción de fístulas arteriovenosas e injertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.