En el hospital de nefrología SERME brindamos la asesoría y orientación para determinar si eres candidato a un trasplante de riñón, así como la realización de los estudios correspondientes tanto para el paciente como para su donante.

 

El trasplante de riñón es la mejor forma de tratamiento de sustitución de la función renal, consiste en colocar en el cuerpo del paciente un riñón “sano” proveniente de un donante que puede ser un familiar del paciente (donador vivo) o una persona con muerte cerebral (donador cadavérico).

 

Los trasplantes de riñón son una de las operaciones de trasplantes más comunes en los Estados Unidos. Se necesita un riñón donado para reemplazar el trabajo previamente realizado por sus riñones.
El riñón donado puede provenir de:

  • Un donante familiar vivo, emparentado con el receptor, como uno de los padres, un hermano o un hijo
  • Un donante no emparentado con el receptor, como un amigo o el cónyuge
  • Un donante muerto, una persona recientemente fallecida que se sepa no ha tenido enfermedad renal crónica
  • El riñón sano se transporta en agua fría con sal (solución salina) que preserva el órgano hasta por 48 horas. Esto le da a los proveedores de atención médica tiempo para llevar a cabo pruebas de compatibilidad de la sangre y el tejido del donante y del receptor antes de la operación.

 

Este riñón “sano” puede realizar las funciones de los riñones “enfermos” del paciente. Se requiere toda una serie de estudios para determinar si un paciente es candidato a recibir un riñón y también si una persona puede ser considerada donador; otra parte muy importante del tratamiento del trasplante es la llamada inmunosupresión que consiste en una serie de medicamentos que el paciente trasplantado debe de tomar de forma continua para evitar el rechazo del riñón trasplantado.

 

El médico puede recomendar un trasplante de riñón si usted tiene enfermedad renal terminal. La causa más común de enfermedad renal terminal en los EE.UU. es la diabetes. Sin embargo, hay muchas otras causas.

Un trasplante de riñón puede NO llevarse a cabo si usted tiene:

  • Ciertas infecciones, como por ejemplo TB o infecciones óseas
  • Problemas para tomar los medicamentos varias veces cada día por el resto de su vida
  • Enfermedad hepática, cardiopatía o neumopatía
  • Otras enfermedades potencialmente mortales
  • Antecedente reciente de cáncer
  • Infecciones, como hepatitis
  • Comportamientos actuales como tabaquismo, abuso del alcohol o drogas u otros hábitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.